¿Qué maquillaje buscas?

En esta guía encontrarás toda la información necesaria sobre los distintos productos de maquillaje y sus características.

Maquillaje de rostro

Maquillaje de ojos

Maquillaje de labios

Maquillaje dermatológico

El maquillaje dermatológico tiene como objetivo matizar las distintas alteraciones cutáneas, mejorando el aspecto estético de la piel. Su formulación tiene en cuenta la fisiología y características de cada piel, para así, obtener una máxima tolerancia. Algunas de las necesidades dermatológicas más comunes son: el vitíligo, psoriasis, rosácea, acné, dermatitis seborreica y cloasma. Te recomendamos que consultes con un profesional especializado para que te indique los mejores productos para ti.

En Falabella.com encontrarás una gran variedad de maquillaje dermatológico para las distintas necesidades y tipos de pieles.

En qué debes fijarte a la hora de comprar tus productos

Rutina de maquillaje

Para que el maquillaje quede perfecto y natural, debe aplicarse en cierto orden. Esto te ayudará a que los productos se absorban y fundan correctamente.

El primer paso es aplicar una prebase. Los primers ayudan a fijar el maquillaje y atenuar los poros, imperfecciones o líneas de expresión. También sirven para que el maquillaje dure mucho más.

Después aplica tu corrector en las ojeras, imperfecciones o rojeces. Elige un tono que sea parecido a tu piel o un tono más claro. Puedes elegir un corrector de color para las distintas necesidades.

Uno de los pasos más importante es la base. Debes utilizar una que sea igual que tu color de piel. Puedes aplicarla con una brocha, esponja o con los dedos. No olvides aplicar en el cuello.

Después de la base, debes matificar el rostro con polvos translúcidos o compactos. Aplica en todo el rostro con una brocha de manera suave.

Luego es el turno del bronzer, rubor e iluminador, en ese mismo orden. El dónde y cómo aplicarlos dependerá de la forma de tu rostro. Aquí te mostramos algunas ideas.

Luego pasamos a los ojos. Primero aplica un primer de ojos, para que las sombras se fijen mejor. Puedes elegir sombras en polvo o en crema y diseñar el maquillaje que más te guste. Si quieres puedes agregar un delineado sobre el párpado o por dentro.

Después aplica la máscara de pestañas con movimientos zig-zag y siempre hacia arriba. Si quieres un resultado natural utiliza una del color de tus pestañas o si quieres rellenarlas, utiliza una que agregue volumen.

Las cejas también tienen protagonismo en el maquillaje. Las puedes rellenar de forma muy natural con polvos o bien, peinarlas con un gel.

Finalmente los labios. Primero aplica un bálsamo labial, para que no se deshidraten con los demás productos. Si quieres, puedes perfilarlos con un delineador y finalmente aplicar tu labial. Recuerda que estos dos últimos deben ser del mismo color.

Preguntas frecuentes

El primer o prebase ayuda a preparar la piel para los demás productos, unificando la superficie y rellenando los poros visibles. El corrector, ayuda a matificar o corregir imperfecciones o zonas específicas del rostro como las ojeras, marcas de acné, puntos negros, entre otros.

Son productos de maquillaje que integran fórmulas, generalmente a base de ceras, que no se diluyen en agua y les permiten mantenerse intactos durante todo el día. Es importante que hidrates tu piel antes de aplicarlos para que no se te reseque.

El corrector de color verde se utiliza para disimular rojeces y cualquier tipo de imperfección que tenga esta tonalidad. El color amarillo o naranja, son ideales para neutralizar tonos morados sobre la piel, como las ojeras, pequeños hematomas o simplemente marcas antiguas que hayan tomado este color. El corrector azul, se utiliza para corregir manchas amarillas o naranjas sobre la piel. Finalmente, el corrector color natural, se utiliza para aplicar sobre las zonas que ya hemos neutralizado con los otros correctores y así unificar los colores.

Basta con que veas el subtono que tiene. Si es más grisáceo, con tonos anaranjados, cafés o cálidos, seguramente sea un bronzer. Por otro lado, si es más rosado o durazno, es probable que sea un rubor.

Lo mejor es guiarse según el tono de tu piel. Para pieles claras los colores rosados, naranjas y tonalidades rojizas resaltan muy bien. Por otro lado, para las pieles más oscuras, los rojos más intensos, color ciruela o morados, logran destacar mucho mejor los labios.

La clave está en usar correctores de distintos colores dependiendo la tonalidad de las ojeras. Por lo general, se recomienda optar por correctores en color amarillo o naranja, ya que son perfectos para disminuir o neutralizar los tonos morados u oscuros en la piel, como lo son las ojeras.